Oops, an error occurred! Code: 2019082409533874347b69

Cabinas

Nuevas cabinas para el primer funitel de la historia

Con ocasión del 40º aniversario de la empresa explotadora del Funitel de Péclet en Val Thorens (Francia), Gangloff ha modernizado la instalación con la incorporación de cabinas nuevas.

El Funitel de Péclet, inaugurado en 1991 en la estación francesa de Val Thorens, fue la primera instalación de este tipo en todo el mundo. Esta instalación de transporte por cable se basa en un sistema de telecabina monocable de doble anillo de movimiento continuo con vía ancha, desarrollado en los años 1980 por el ingeniero francés Denis Creissels. Desde entonces, este sistema se ha empleado regularmente en zonas que precisan unas instalaciones con una gran estabilidad frente al viento lateral y una capacidad de transporte elevada.

Las cabinas del Funitel de Péclet tenían ya más de 20 años, puesto que fueron construidas en 1991, y ofrecían una capacidad de carga para 30 personas de pie. Las características de las cabinas ya no se correspondían con las exigencias de los pasajeros, sobre todo en términos de comodidad en Val Thorens, una estación de esquí que goza de una gran reputación en Francia. De este modo, la empresa explotadora de las instalaciones de la estación aprovechó su 40º aniversario para que Gangloff Cabins dotara el Funitel de Péclet con cabinas nuevas.

Para poder ofrecer unas cabinas más cómodas para los pasajeros, se ha rediseñado el interior de las cabinas y las plazas de pie se han convertido en asientos. Si bien se ha mantenido la superficie de la cabina, la reconfiguración del espacio ha supuesto una reducción de la capacidad de la cabina, que ha pasado de albergar 30 plazas de pie, a disponer de 19 asientos y 3 plazas de pie. Con el fin de poder mantener la capacidad de transporte de la instalación, el número de cabinas ha aumentado de 29 a 38.

La pasada temporada de invierno ya se hicieron las primeras pruebas con un prototipo que incorporaba la nueva disposición de los asientos. A continuación, Gangloff desarrolló la nueva cabina en un tiempo récord. Tras concederse la licencia de construcción, en primavera de 2012, Gangloff fabricó las 38 cabinas nuevas y las entregó al cliente en el lugar de destino y en el tiempo previsto, a mediados de octubre de 2012. La propia empresa explotadora del funitel se encargó del montaje de las cabinas en la instalación y, una vez efectuado el control por parte de las autoridades de inspección francesas, el Funitel de Péclet entró otra vez en funcionamiento, tal y como se había previsto, el 20 de noviembre de 2012.

De los 19 asientos, 17 cuentan con un distinguido tapizado de piel, mientras que otros dos asientos de pared complementan la oferta de la cabina. Los esquiadores en Val Thorens ya han manifestado su satisfacción con las nuevas cabinas gracias a su remarcable comodidad.

En líneas generales, Gangloff Cabins ha destacado en los últimos años por la fabricación de cabinas de gran envergadura para funiculares y teleféricos de vaivén. Con este proyecto, la empresa se reafirma como socio de confianza en la fabricación en serie de cabinas para instalaciones de movimiento continuo, capaz de desarrollar soluciones de gran éxito en poco tiempo.

JN

 

Foto: Gangloff